Cómo mejorar la autoestima

Hoy me levanté con ganas de hablar sobre cómo mejorar la autoestima, aunque no como cualquiera podría hablar, sino con el aval de la psicología, una de las ciencias más fascinantes que existen (sí, estudié psicología) y, a su vez, hablar sin aburridos tecnicismos. No voy a repetirte en un torrente de parrafadas lo que ya sabes acerca de la autoestima, sino que voy a explicarte cómo mejorarla.  

La autoestima es el concepto que tenemos acerca de nosotros mismos.

Nos basamos en todas nuestras creencias, pensamientos, sentimientos, sensaciones y experiencias que hemos ido recogiendo a lo largo de nuestra vida y que conforman nuestra “imagen personal” o “autoimagen”. Esta autovaloración es muy importante, dado que de ella dependen en gran parte la realización de nuestro potencial personal y nuestros logros en la vida. De este modo, las personas con mayor autoestima, que mejor se sienten consigo mismas, son más capaces de resolver retos y enfrentarse a ellos.  Por el contrario, los que tienen una menor autoestima, suelen autolimitarse.

Una de las fases más críticas en el desarrollo de la autoestima es durante la adolescencia. El adolescente, como individuo, necesita forjarse una identidad firme. Además, precisa de apoyo social por parte de familiares, amigos, profesores, etc. (la familia y el grupo de pares son agentes de socialización) en el cual sus valores coinciden con los suyos, haciéndose valioso y forjando más confianza. Es la etapa en la que pasa de la dependencia de las personas importantes (como la familia o los amigos) a la independencia, confiando en su propia capacidad.

La baja autoestima está relacionada con una distorsión del pensamiento, es decir, de una manera inadecuada de pensar sobre uno mismo. Las personas con baja autoestima tienen una visión muy distorsionada de lo que son realmente; al mismo tiempo, son exigentes y perfeccionistas.

Cómo mejorar la autoestima

Convertir los pensamientos negativos en positivos. Si pensamos que no podemos hacerlo, darle la vuelta a la frase diciéndonos a nosotros mismos en afirmativo que sí que podemos hacerlo. 

No generalizar las vivencias o los pensamientos para futuras situaciones similares. El hecho de generalizarlo, hará que nos bloqueemos y que nos haga creer que nos pasará lo mismo que aquella vez. 

Centrarnos en lo positivo: nos tenemos que sentir orgullosos de lo que hemos conseguido y apreciarlo. Nos reconfortará más y nos dará mucha más confianza a nosotros mismos.

Hacernos conscientes de los logros y éxitos. Cada vez que logres algo, recuérdalo, porque es la mejor evidencia de que muchas veces las cosas salen bien.

No compararse con los demás: todos somos diferentes, no todos tenemos las mismas virtudes y defectos, difieren. Esta comparación no sería factible, ya que nadie es igual a otra persona y estaríamos comparando diferentes virtudes y defectos, sin ser realistas. 

Confiar en nosotros mismos: actuar siempre de acuerdo con lo que pensamos y sentimos sin preocuparnos por la aprobación de los demás. Si no, siempre estaremos pendientes de ellos sin centrarnos en nosotros. 

Aceptarnos a nosotros mismos: a pesar de nuestras cualidades y defectos, somos valiosas. Todo el mundo tiene virtudes y defectos, y no por ello son peor o mejor que los demás. 

Esforzarnos para mejorar: establecer metas de aquello que nos gustaría lograr para superarnos en aquellos aspectos que no estemos satisfechos. 

Todo esfuerzo para mejorar te lleva a un paso más a estar bien con uno mismo.

cómo mejorar la autoestima

Follow:
Compártelo